miércoles, 24 de marzo de 2010

(1921, Aalto obtiene su diploma de arquitecto en el Instituto Politécnico de Helsinki)

Simultáneamente a la independencia estalla la guerra civil en el territorio finlandés entre blancos (ayudados por el Káiser) y rojos (pro Soviéticos). La contienda termina en mayo de 1918 con la victoria de los blancos dirigidos por el general Carl Gustav Mannerheim. Esto provocará que la orientación política finlandesa sea claramente pro occidental.
A pesar de que las relaciones con Rusia se normalizan, con el estallido de la II guerra mundial, Finlandia es invadida por Rusia a finales de noviembre de 1939 (guerra de invierno). Tras la firma en Moscú de la paz en 1940, Finlandia cede el istmo de Carelia y las islas exteriores del golfo de Finlandia. Debido a la anexión a Rusia de las repúblicas bálticas, las presiones
rusas y la impasividad sueca, Finlandia teme perder su nacionalidad y decide
dar soporte a las tropas alemanas contra Rusia en junio de 1941 (guerra de continuación), lo que le reporta nuevamente el control sobre Carelia oriental. Tras largas batallas que duran tres años, la URSS, en el verano de 1944, lanza la ofensiva definitiva, lo que obliga a Finlandia a la firma de un nuevo tratado de paz donde se ratifican las fronteras del 1940: Finlandia cede el enclave de Péstamo (sobre el Adriático) y paga costosas indemnizaciones. Además, en una sucesión de despropósitos, Finlandia se ve obligada a una nueva guerra en Laponia contra las tropas alemanas que pretenden apoderarse del norte del país, hasta que en la primavera del 1945 son definitivamente expulsadas. Tras la paz de París del año 1947,
se abre un periodo de paz y estabilidad para Finlandia que conlleva el tratado de cooperación con la URSS en 1948 y la adhesión a la Unión Europea en 1995.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada