sábado, 12 de febrero de 2011

Compatibilidad medioambiental del emplazamiento del estadio

La compatibilidad medioambiental es una de las primeras consideraciones para la elección del emplazamiento de un estadio. Es un asunto cambiante, complejo y con una fuerte connotación política que se ha de analizar cuidadosamente. Por ejemplo, a la mayoría de nosotros nos disgustaría vernos súbitamente confrontados con la posibilidad de que nuestras casas quedasen ensombrecidas por los muros de un nuevo estadio de fútbol. La proximidad de zonas residenciales existentes es el aspecto más sensible en la construcción de un estadio nuevo y debe evitarse en la medida de lo posible.
Los aspectos medioambientales que dan motivo a preocupación respecto a la construcción de un nuevo estadio son los siguientes:
– aumento del tráfico;
– mayores fuentes de ruido, y frecuentemente hinchas/peatones agresivos;
– ruido proveniente del evento;
– iluminación exterior del estadio y luz artificial del evento;
– ensombrecimiento de propiedades adyacentes;
– carencia de actividad en las inmediaciones del estadio en días sin partidos;
– dimensiones inapropiadas del proyecto en relación con su entorno.
Un análisis detallado y un diseño adecuado, así como controles operacionales, pueden mitigar la mayoría de los problemas arriba mencionados para la satisfacción de los vecinos. Algunos ejemplos al respecto son: planificar el horario de partidos y el manejo de la multitud, considerar zonas restringidas de acceso, utilizar deflectores acústicos y de iluminación, construir el estadio a nivel subterráneo a fin de disminuir su altura,
y considerar en el proyecto la utilización del estadio para actividades extrafutbolísticas.
Un detallado diseño paisajístico, con plantación de arbustos, árboles y arriates de flores en el proyecto y sus alrededores, creará un enorme beneficio visual para los usuarios del estadio y la comunidad local. Enverdecer el lugar de un estadio realza la percepción y el hecho de que la obra respeta el medio ambiente y a sus vecinos. Asimismo, se debería considerar el impacto de ríos y lagos cercanos sobre la napa freática del lugar y, por tanto, respecto a la capacidad de drenaje del terreno de juego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada