domingo, 13 de febrero de 2011

Relaciones con la comunidad

Al elegir el emplazamiento y el diseño de un estadio, es vital contactar y consultar, lo antes posible, a los representantes de la comunidad local y de grupos ecologistas, así como a las autoridades futbolísticas locales y nacionales. Gracias a una adecuada comunicación, la perspectiva de que un estadio nuevo forme parte del entorno se tornará en una experiencia positiva.
Los beneficios locales de un estadio nuevo son considerables e incluyen:
– acceso cómodo a eventos deportivos y de entretenimiento de calidad;
– puestos de trabajo durante su construcción y su operación;
– nuevos visitantes que promoverán la economía local, incluyendo tiendas de recuerdos, restaurantes y hoteles;
– frecuentemente, el estadio incluye instalaciones tales como gimnasios, salas de musculación, piscina, guarderías infantiles, salas de recepción y reunión, tiendas y distintos centros culturales y sociales, mayormente utilizados por los lugareños;
– si el terreno de juego tiene césped artificial, podrá utilizarse para programas recreativos locales;
– la promoción de eventos en el estadio genera un significativo incremento de la difusión y el perfil de la comunidad;
– los estadios hacen que una comunidad se sienta orgullosa, en razón de la naturaleza especial de sus estructuras y eventos.
Todo ello puede mejorar la calidad de vida de las personas que habitan en dicha zona, garantizar que el estadio se integre en la vida cotidiana de la comunidad, y proveer mayor rentabilidad financiera al proyecto.
Debido a la naturaleza especial de los estadios, su construcción infunde rumores negativos y temores en los medios de comunicación. Por lo tanto, resulta indispensable mantener una comunicación directa con la comunidad local y los medios durante el periodo de construcción y durante toda la vida útil del estadio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada