martes, 6 de marzo de 2012

“La arquitectura tiene que cuidar las energías”

¿Qué es la arquitectura ecológica?
Es una forma de relacionarse con la naturaleza sin abusar de la tecnología, es decir, sin acudir a materiales tóxicos que dañen el medio ambiente, como el cemento, la calamina y los cables eléctricos.
¿Cuándo surge la arquitectura ecológica?
Surge como necesidad después de los desequilibrios ambientales. No obstante, esta ciencia no es nueva y se remonta a las antiguas civilizaciones del planeta, que desarrollaron una tecnología avanzada con la naturaleza en interacción constante.
¿Qué aspectos esenciales comprenden una arquitectura ecológica que no abuse del ecosistema?
Para comenzar, debemos hablar de los materiales. La tierra, la paja, la sal y la piedra. Cuando hablamos de arquitectura ecológica hablamos de tecnología artesanal, sin uso de maquinarias. Un adecuado uso del sistema hidráulico de aguas y el adecuado transporte de la basura. Igualmente, un buen uso del sistema solar para la calefacción, cámaras sépticas y pozos de absorción que no contaminen el suelo. El Servicio Nacional de Agua Potable (SERNAP) autoriza el uso viable de estas aguas. Ahora, el trabajo en equipo que tenemos los arquitectos que pretendemos hacer este tipo de arquitectura es en combinación con ambientalistas que, en función a sus conocimientos, permitan cumplir con las normas del suelo y el espacio.
¿Cuál es el panorama que destaca en Bolivia?
Si bien el ámbito de la construcción en el país ha avanzado mucho en cuanto a materiales de obra, aún es difícil poder aplicar este nuevo sistema arquitectónico a las ciudades, porque son contaminadas y dependientes de las herramientas contemporáneas. Hay muy poco trabajo en cuanto al manejo del medio ambiente. La aplicación de una tecnología ancestral es poco probable. La resistencia y durabilidad que necesitan los edificios impiden esta tarea.
¿Qué podría hacerse para remediar este problema?
Utilizar la menos energía posible, que el calentamiento y acondicionamiento climático de un departamento vaya orientado en buena posición en relación al sol. Todo el sistema de alcantarillado contamina con el lecho pluvial.
¿En qué consistirá su conferencia?
Es una experiencia única. Está basada en un proyecto con Prodem, financiado por el Estado y en colaboración de los comunarios de Nor Lípez en Potosí. La fundación Prodem y el BID aportaron con un millón de dólares. El proyecto se inició en 2003 y fue concluido el año 2006. Es un trabajo con las comunidades de Nor y Sur Lípez de Potosí. Hay muy poca influencia de mano de obra de la ciudad. Consistió en construir hoteles en base a materiales ecológicos, con habitaciones bien equipadas y con energía solar para su calefacción. Tenemos poco sistema eléctrico, tan sólo para alumbrado de emergencia. El uso de estos elementos es restringido y limitado. Este modelo permitiría a los empresarios construir edificios más estables y resistentes. Hemos construido cuatro hoteles en Tawa, están hechos de sal, en San Pedro de Quérez son de piedra, en Sinoris, de tierra de desierto y en San Pablo de Lípez, de volcanes.
¿Piensan ampliar este proyecto a los sectores urbanos?
Sí, se contempla esta posibilidad. El proyecto podría crecer, y tiene un plazo de 15 años para realizarse. El mismo también fue aprobado por comunidades del oriente. Es un modelo que se ha difundido bastante para hoteles, alojamientos y albergues de carácter turístico. Ahora bien, estos proyectos son de por vida y su continuidad se basa en un sistema de mantenimiento.
¿Qué aspectos son necesarios para que éstos puedan ampliarse a todo el país?
La concienciación sobre el mejor uso de las energías es una necesidad en la arquitectura de hoy. Nuestras ciudades son pobres y toda la basura se va al río, al convertir estos cauces en cloacas urbanas. Un buen sistema de acueducto que desvíe la basura hacia lugares más remotos haría posible construcciones ecológicas.

Sobre Luis Fernando Torrico. Boliviano, arquitecto urbanista y artista plástico, con especialización en la Universidad Central de Venezuela. Ha realizado numerosas obras dentro
y fuera de Bolivia, incluidas en libros y revistas de arquitectura nacional, latinoamericana y de Europa. Recibió varios premios y reconocimientos de bienales internacionales, gobiernos municipales y entidades cívicas. Es consultor internacional calificado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).
Actualidad. Es conferencista y Gerente de la Oficina Técnica Integral (Ofitegral) desde 1990.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada