sábado, 3 de marzo de 2012

PROBLEMA DE CLASIFICACIÓN. (II)

Pero para proceder al análisis del lugar es necesario establecer a priori los límites dentro de los que viene definido. Tricart establece así tres órdenes o tres escalas diversas: La escala de la calle que comprende las construcciones y los espacios no construidos que la circundan. La escala del barrio que está constituido por un conjunto de manzanas con características comunes La escala de toda la ciudad considerada como un conjunto de barrios.
El principio. que hace relacionables y homogéneas esas cantidades es el contenido social que presentan.
Intentaré ahora, desde la aserción de Tricart, desarrollar principalmente un tipo de análisis urbano que, en coherencia con esas premisas, se desenvuelve en dirección topográfica y que reviste a mi parecer gran importancia.
Antes de exponer esto, sin embargo, conviene hacer una objeción fundamental sobre las escalas de estudio de las partes en que divide la ciudad. El que los hechos urbanos sean estudiados únicamente sobre un principio de localización lo podemos admitir sin más, pero la objeción es de otra naturaleza. En realidad, lo que no podemos admitir es que haya escalas diversas y que las localizaciones se interpreten de alguna manera por su
escala o por su extensión; todo lo más podremos admitir que esto sirva desde un punto de vista didactico, o al objeto de una investigación práctica, pero implica un concepto que no se puede aceptar.
Este concepto tiene relación con la cualidad de los hechos urbanos.
Sin embargo, no sostenemos simplemente que no haya diversas escalas de estudio, sino que es inconcebible pensar que los hechos urbanos cambian de alguna manera a causa de su dimensión.
Aceptar la tesis contraria significaría, como se sostiene en muchas partes, aceptar el principio de la ciudad que se modifica extendiéndose o que os hechos urbanos en si son diferentes por la dimensión en la cual se producen.
Conviene aquí citar a Ratcliff: "[...] Querer considerar los problemas de la mala distribución de las localizaciones sólo en el contexto metropolitan 3 quiere decir alentar la afirmación popular pero falsa de que se trata de problemas de dimensión. Podemos observar tales problemas, en diversas escalas, en los pueblos, en las poblaciones, en las ciudades, en las metrópolis, porque las fuerzas dinámicas del urbanismo son vitales donde sea que los hombres y las cosas se encuentren en densidad y el organismo humano está sujeto a las mismas leyes naturales y sociales independientemente de la dimensión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada