lunes, 17 de marzo de 2014

Nuevo edificio denominado “Marcelo Quiroga Santa Cruz”


 GALERÍA(5)

Bajo parámetros exigentes de costo y calidad de la Universidad Mayor de San Andrés, el arquitecto Fernando Martínez, expuso su obra y ganó la licitación estatal.
Antes del diseño final de este nuevo edificio de la Facultad de Humanidades, dos aspectos tuvieron que ser tomados en cuenta, primero respetar las normas, ya que se trata de construir un edificio dentro un bien patrimonial, que virtualmente no se la puede tocar y el proyecto se ajustó a esa realidad, pero también se tuvo el cuidado de no entorpecer el entorno y otro elemento es que está ubicado en el centro de la ciudad, Sopocachi.
“Son unos cuantos elementos que exigieron, pero sobre esa base comenzamos con los lineamientos de diseño, sobre aspectos que son relevantes para un arquitecto. En el proyecto tendría que tener dos zócalos y diez pisos, basado en lo que desea el cliente, colocar diez pisos en medio de un patio no es fácil, ya que el entorno ya estaba creado. Entonces “es ahí donde comienza la sensibilidad del profesional para iniciar el trabajo en la Casa Patrimonial de Marcelo Quiroga Santa Cruz, donde se construirá el edificio, para ser más exactos en el patio, es donde debe ubicarse la construcción, debido a las necesidades que tiene esta Facultad”, afirma el arquitecto, que ya nos enteramos que concluyó el nuevo proyecto del Segip en Santa Cruz.
La facultad pretende tener su auditorio para pos grados especializados y las aulas están adecuadas para eso e incluso, tiene proyectado una biblioteca grande.
“Junto a “chelo” Flores, nos planteamos primero, que merece respeto el edificio, porque se trata de la Casa de Marcelo Quiroga, que fue todo un líder y parte de la historia de Bolivia que luchó contra la corrupción y la injusticia en su tiempo. Pensamos que teníamos que hacer un edificio sencillo que no agreda al contexto y menos al patrimonio que esta delante de la nueva edificación, que aunque no se ve por fuera, ya que el mismo está ubicado en un patio, pero se podrá observar desde la calle Aspiazu, pese a que el edificio es en la avenida 6 de agosto y la idea era que se vea como una linterna por la noche, ya que de repente aparecerá como una torre que ilumina”.
Agregó que “primero quisimos hacer un cubo de vidrio esmerilado y en el camino del diseño y por el tema estructural, ya que teníamos que crear un espacio para el auditorio de 300 personas y esto nos condicionó para modificar nuestra idea inicial, era necesario hacer un zócalo y aprovechar al máximo la superficie de 500 Metros Cuadrados, que no es mucho y tuvimos que aprovechar cada centímetro”.
BIBLIOTECA
El lugar muestra ambientes agradables, livianos y con espacios reservados para la lectura e incluso en medio de un jardín. Esta planta se la puede ver desde las rampas de entrada al edificio, pero esto ayudó para que la columnas no sean tan gruesas y puedan observarse estéticamente delgadas.
El sótano en realidad, es la biblioteca, pero de repente uno dice que ese lugar es ófrico, cerrado, esta idea fue despejada, ya que el lugar tiene entradas de sol iluminación con un piso de cristal y un óvalo para que tenga un patio libre que esta dentro de un corte del terreno, además de un jardín con sol. Estos dos elementos son importantes para que la biblioteca no sea oscura. Por encima van dos rampas como ingreso principal al edificio y por donde se puede observar la biblioteca y pasa por encima de la misma.
En la planta baja está ubicada una hemeroteca y una cafetería a la entrada y tenemos el ingreso a los ascensores y se ingresa al auditorio en el primer piso, directo a las aulas y la parte administrativa, esos son los ambientes.
Mientras que para el acabado, junto con el ingeniero estructural hemos trabajado para que el encase tonado sea cruzado para que las columnas no sean masisas y las vigas no sean tan peraltadas y no se utilice cielo falso en el lugar del acabado, porque la idea era que sea visible.
Ahora en el mural, que efectivamente no se podrá ver desde afuera, está proyectado en alto relieve (rostro de Marcelo Quiroga, acompañado por aves). Ese trabajo está diseñado y presupuestado, porque el proyecto incluye esta imagen con material premoldeado de hormigón, el mismo está proyectado en el pensamiento que tenía el político, así que el mural es parte del edificio.
MATERIAL
El tiempo de construcción es en 18 meses aproximadamente a un costo de 9 millones de bolivianos.
Entre los materiales, esta vidrio, panel 3M de plastoformo, paneles interiores, son plantas libres que se pueden redistribuir en cualquier momento, el mismo proyecta el uso futuro con este tipo de sostenibilidad.
Hormigón, encase tonados en el ingreso, escalera, pisos de porcelanato de alto tráfico, piso flotante de alto tráfico, baterías de baño para un tráfico de entre 600 y 800 personas. El concepto arquitectónico que manejó el profesional es la funcionalidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada