miércoles, 10 de marzo de 2010

Finlandia y su historia

Desde inicios del siglo XIV una sucesión de guerras y ocupaciones por parte de Rusia y Suecia se alternan en el dominio de la codiciada Finlandia:
- En 1323, con el tratado de Pähkinäsaari, se inicia el reparto de Finlandia entre Suecia y Rusia, pasando la Carelia oriental, vinculada a la cultura ruso- bizantina, a control ruso e incorporándose Finlandia se incorpora a Suecia, instaurando la capital en Turku (ciudad fundada en el siglo XIII).
- Con la subida al trono de Gustavo Adolfo II en 1611, Finlandia goza
de la llamada era del apogeo sueco, que se caracteriza por un gran desarrollo cultural, administrativo y económico. Durante el mandato del gobernador Per Brahe (1637-53) se llevan a cabo las mejores ordenanzas para las ciudades, entre ellas Helsinki, que cambia de ubicación en 1636: desaparece de la desembocadura del río Vanta y queda emplazada cerca de la isla de Vironniemi.
- Aprovechando el descenso de la población (una tercera parte muere por la peste) entre 1696 y 1697, Suecia incrementa su poder centralista a través del funcionariado e impone el uso del idioma sueco entre la población finlandesa, donde comienza a surgir un débil movimiento finlandizante.
- Entre 1700 y 1721 se produce la gran guerra nórdica, que debilita muchísimo a Suecia, lo que facilita que Rusia ocupe Finlandia en 1714 y se inicie un período de guerras hasta la firma de la paz de Turku de 1743, con la retirada de las tropas rusas a cambio de una nueva modificación de las fronteras.
El siglo XIX se inicia con un nuevo enfrentamiento y la posterior ocupación de Finlandia por parte del imperio ruso, que la anexiona al imperio zarista en 1809. Finlandia se convierte entonces en un gran ducado autónomo, con el compromiso por parte del emperador Alejandro I de respetar la constitución vigente y la religión luterana. La capital se cambia a Helsinki por razones políticas.
Tras el incendio con la total destrucción de Helsinki de 1808, el lugarteniente Anders Kocke traza un nuevo plan de villa aprobado en 1811. Los trabajos de reconstrucción, iniciados en 1812, son dirigidos por el oficial ingeniero Johan Alberkt Ehresnström (1762-1847), que culmina la urbanización en 1817. Ehresnström encargará a Carl Ludvig Engel (1778-1840) el diseño de los edificios monumentales, edificios de estilo neoclásico que el arquitecto alemán realiza con una clara influencia de San Petersburgo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada