viernes, 4 de enero de 2019

Espacios públicos y la construcción de capital social

¿A QUÉ SE REFIERE ESTE CONCEPTO?


Algunos teóricos interpretan que el capital social consiste en una invitación a reconstruir formas de cooperación basadas en el espíritu cívico, como una forma de disminuir tendencias a la disgregación social y de aumentar la eficiencia de la acción colectiva. Mientras que otro sector determina que el concepto es relativamente impreciso y discutible, lo que no quiere decir que no se pueda medirlo para plantear normas públicas, en base a datos que pueden fácilmente pueden lograrse, previo estudio por supuesto. “Uno de los precursores del concepto, el capital social no sólo se presenta en el plano colectivo, sino también en el individual, porque tiene que ver con el grado de integración social de un individuo y su red de contactos sociales, e implica relaciones, expectativas de reciprocidad y comportamientos confiables. Por tal razón, el capital social no sólo tendría una repercusión pública, sino que mejoraría la efectividad privada”, (Colemann,1990).

Mientras que para la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) se ha entendido el concepto de capital social como “el conjunto de normas, instituciones, organizaciones que promueven la confianza y la cooperación entre personas, comunidades y la sociedad en su conjunto”. En resumen, la propuesta está asociada al capital social como una oportunidad de fortalecer las capacidades de una sociedad civil.


CIUDAD Y LOS ESPACIOS PÚBLICOS


Los usos y costumbres que suceden en espacios públicos de la ciudad, sea que estos tengan el carácter de tradiciones, culturales, turísticos, económicos, manifestaciones, marchas, protestas y tendencias generales o eventos esporádicos, sirven para determinar los grados de integración social, el sentido de pertenencia y apropiación, los niveles de democracia obtenidos en un barrio, una zona o una ciudad, y las capacidades de hacer suyo lo público como si fuese de ellos y defenderlo. El espacio público moderno se define a partir de una separación formal, por lo general legal, entre la propiedad privada urbana y la propiedad pública.

“El espacio público supone, pues, dominio público, uso social colectivo y diversidad de actividades. En este sentido, la calidad del espacio público se podrá evaluar sobre todo por la intensidad y la calidad de las relaciones sociales que facilita, por su capacidad de acoger y mezclar distintos grupos y comportamientos, y por su capacidad de estimular la identificación simbólica, la expresión y la integración cultural (Segovia-Dascal, 2.000). Tratando de definir el concepto, quizás es mejor afirmar que el espacio público es también el territorio donde se manifiesta con más fuerza la crisis de la vida en la ciudad. Es uno de los ámbitos en que convergen y se expresan posturas y contradicciones sociales, culturales y políticas de una sociedad y de una época determinada. La preocupación por la seguridad del transitar y el estar en la calle, por la calidad del intercambio en paseos y parques, por la sociabilidad en barrios y plazas, calles, avenidas, parques, vigente en el país, como en el resto del mundo.

IDENTIDAD Y SOCIABILIDAD

Los datos estadísticos obtenidos de una encuesta lanzada por Metro Cuadrado son algo sorprendentes si se contrastan con algunas referencias más bien negativas hechas por algunos líderes de opinión, políticos o urbanistas. En general, estos sostienen que actualmente los espacios públicos tradicionales tienden a ser abandonados, entre otras razones por la inseguridad que se percibe en ellos, siendo reemplazados por espacios destinados a las transacciones comerciales, con los que las personas parecen más involucradas.

Los resultados de nuestro estudio, sin embargo, no avalan esas conclusiones. De hecho, del total de encuestados, el 35,7 por ciento señala que la existencia del espacio público le produce alegría; un 19,7 por ciento, cariño; un 14,8 por ciento, orgullo; un 8,1 por ciento, paz y tranquilidad, entre otros aspectos positivos. Sólo un 0,6 por ciento de los encuestados manifiesta miedo y un 1,3 por ciento, vergüenza.



sábado, 29 de diciembre de 2018

Se abre "AIVA" en Sucre y muestra su arquitectura vanguardista



Si lo suyo es lo nuevo y lo innovador, AIVA (Arquitectura e Interiorismo Vanguardista) es lo que necesita. Esta empresa construye viviendas y edificios comerciales desde el diseño arquitectónico, pasando por los cimientos y la obra bruta, hasta el acabado. Y eso incluye el diseño de interiores, que pone a disposición del cliente muebles exclusivos. "El vanguardismo es lo que nos caracteriza", dicen los propietarios de esta firma.

La nueva empresa fue pensada por los arquitectos Lenny Ontiveros y Ariel Gutiérrez para los innovadores. Ambos, potosinos de nacimiento, llegaron a Sucre hace 12 años y se formaron como profesionales; después de estudiar sus opciones, decidieron quedarse en la Capital e invertir en ella. La pareja quiere conquistar el mercado local con su arquitectura vanguardista.

Para mostrar lo que propone AIVA, decidieron aplicar sus conocimientos y talento en su propia casa, donde también se encuentran las oficinas de la nueva empresa. La inauguraron la semana pasada.

"El primer reto fue adecuarnos al terreno, que es minúsculo y no cuadrado. El terreno presenta características amorfas, por lo que el mobiliario fue fundamental para darle un toque especial a la vivienda y dotarle un espacio más confortable. Se llama la casa AIVA", explica Gutiérrez.

"Tenemos dos conceptos de arquitectura (en esta propuesta). En la oficina tenemos una idea de deconstructivismo, que es la arquitectura donde carece la idea de la horizontalidad y la verticalidad. Podríamos decir que hay un 'desorden'. Esa es la idea de este concepto, que es una tendencia. En el departamento de la casa, hemos planteado otra idea: el minimalismo, que está de moda, donde el concepto es 'menos es más'. Mientras menos cosas hay, es más interesante el proyecto", complementa el profesional.

La vivienda AIVA es la muestra de lo que hace la empresa. Por eso mismo, cualquier potencial cliente puede no sólo consultar los servicios de la firma en ese lugar, sino visitar el edificio y recorrerlo por completo.

AIVA también es especialista en diseño de interiores. Los muebles que tiene la casa AIVA son una muestra de lo que la firma es capaz de hacer en ese campo. "También hacemos diseño de interiores para espacios comerciales y hacemos el diseño y construcción del mobiliario, enfocado al producto. Todos los muebles son fabricados en Sucre, usamos mano de obra local. El cliente puede vestir (su edificio), desde la construcción, hasta el último mueble (mobiliario, platos, cocina...)", explica Ontiveros.

La empresa dice que lo que busca es ofrecer confort y que "una persona se sienta orgullosa de donde va a vivir y presuma" su casa entre sus amistades. "Queremos hacer que Sucre resalte con esta nueva arquitectura", agrega la profesional.

La firma también planea, en el futuro, lanzarse a la conquista del mercado potosino.

¿Quiere conocer AIVA? Está situada en la calle Miguel Angel Valda Nro. 31, entre Aniceto Arce y Junín. Contactos: 71836969 y 79316989. Facebook: AIVA.

Los números de arquitectura

80 Mil dólares es la inversión que demandó la obra gruesa de la casa AIVA.

1 año es el tiempo que se tomaron Gutiérrez y Ontiveros para construir el mobiliario que diseñaron para la casa AIVA.

100 por ciento de mano de obra local es lo que AIVA usa para sus proyectos.





lunes, 24 de diciembre de 2018

Paredes interiores con beneficio para el hábitat de niños

Hay que reconocer que los ambientes con revoques regulan la humedad del ambiente, impidiendo que se resequen las mucosas durante los meses de calefacción, aíslan el ruido y los cambios bruscos de temperatura. Además, las paredes interiores de arcilla son una buena solución ideal para las habitaciones de los niños.

TecnoClay, durante años ha experimentado de las bondades de la tierra que brinda para la edificación de ambientes salubles con material de primera y con gente que conoce de su aplicación y que incluso le enseñan en talleres diarios. Los revestimientos de barro o arcilla son una nueva solución para revestir paredes que ha llegado de la mano de la bioconstrucción y la arquitectura ecológica. Se trata de morteros hechos a base de arcillas sin aditivos y arenas seleccionadas que han ganado su lugar entre los profesionales más acuciosos con materiales naturales e incluso de bajo costo.

El ingeniero Franklin Antezana de TecnoClay, explica de la gran ventaja de los morteros de arcilla para interiores respecto a otros materiales, que efectivamente repercuten positivamente sobre la salud de las personas y el confort de los habitantes de una casa. Cierto que estos materiales regulan la humedad, incrementan el ahorro energético por su elevada inercia térmica, mejoran la absorción de olores y gases, y son un eficaz aislante acústico, además de relajante a la vista por la pasividad de sus colores naturales. Se puede apreciar una gran versatilidad en el diseño de interiores, pues el propio mortero incorpora ya el color de acabado con la misma naturaleza de la tierra.

La diversidad de colores, resaltan aquellos que suelen estar presentes en la naturaleza, y la variedad del gránulo de los morteros de arcilla permiten crear espacios interiores de gran interés visual tanto en casas de campo, como en mansiones de lujo o lofts urbanos.

AMBIENTES PARA NIÑOS

Por las experiencias vividas, los revestimientos de arcilla o barro en las paredes aportan innumerables beneficios para el hábitat de los niños. Al regular la humedad (se absorbe cuando es excesiva y libera cuando es escasa), no se reseca la garganta ni las mucosas en los meses de invierno con el uso intensivo de la calefacción. La humedad relativa del aire en los espacios revestidos con arcillas se mantiene en un 55 a 60 por ciento, el porcentaje más saludable. Según Antezana, la cualidad de la arcilla permite que las habitaciones sean más cálidas en invierno y más frescas en verano.

Pues al absorber los olores y las sustancias nocivas en el ambiente que emanan algunos materiales, “las paredes interiores de arcilla permiten disfrutar de un aire siempre limpio y saludable, algo extremadamente importante en las habitaciones de los niños. Además, la arcilla usada como revestimiento en las casas favorece el descanso de los pequeños, debido a sus propiedades fonoabsorbentes, que impiden que el ruido de las vías públicas penetre en el interior de las casas.

Las arcillas para revestir interiores también son utilizadas (si para los niños es beneficioso, también para otras actividades) en edificios públicos como hospitales, edificios de oficinas, biblioteca. También destacan sus cualidades como barrera electromagnética, que impide el paso de las ondas procedentes de torres de alta tensión, antenas u otros. Es interesante destacar que, además, son uno de los materiales de elección para revestir paredes en que la estructura no permite grandes cargas, debido a su extremada ligereza y peso inferior al de otros morteros convencionales.

Existen diferentes tipos de morteros. Algunos compuestos a base de arcilla pura y materiales calcáreos pueden ser utilizados sin necesidad de añadir ningún otro producto de acabado y quizás la diferencia sea que los morteros a base de arcilla precisan más días de secado que los convencionales.

Otra interesante aplicación de los morteros de arcilla es para viviendas que pueden estar en el valle, trópico o altiplano, están pueden estar en el campo o contrario en la ciudad y en cualquier caso este material, regula de manera natural la humedad relativa del ambiente.

UNA ALTERNATIVA ECOLÓGICA EN DECORACIÓN


Después de años de crecimiento en la construcción donde está vigente, solo el beneficio económico es hora de tomar conciencia de nuestro entorno y reflexionar sobre cómo queremos seguir creciendo, intentando crear un hábitat más natural y sobre todo saludable para nosotros. Según la Organización Mundial de la salud (OMS), el 20% de la población occidental está afectada por el Síndrome del Edificio Enfermo, conjunto de molestias causadas por los factores contaminantes en el interior de las viviendas modernas.

Esto se debe principalmente a la falta de transpiración en las paredes, pinturas plásticas, aislamientos de poliestireno, y de los materiales utilizados. Se conocen que más de 50.000 sustancias tóxicas usadas en la construcción y decoración que se siguen comercializando a pesar del conocimiento de los efectos nocivos. Esto nos lleva a la proliferación de enfermedades tales como la intolerancia a las sustancias químicas, electro-sensibilidad, las alergias y otros, cuyo origen se encuentra en la vivienda. El objetivo es alcanzar el bienestar físico – psíquico dentro del espacio que habitamos cada día.

La utilización de materiales naturales, abundantes, locales, de bajo coste energético de fabricación, reciclables, además de un diseño arquitectónico adecuado a las condiciones climáticas locales y a la utilización de energías renovables, la recuperación de agua y otros, serán las claves de la sostenibilidad. Durante siglos el ser humano ha sido capaz de adaptarse al medio que le rodea para construir su hogar de una forma confortable y sostenible. En cada geografía o clima se han encontrado los materiales o las técnicas adecuadas para construir y dotar de confort a las viviendas. Se trata de recuperar esas técnicas y materiales tradicionales conjugándolos con la innovación tecnológica que hoy disponemos.

En el campo del interiorismo, la decoración o renovación de nuestro hogar, pues el barro es el material que ofrece la naturaleza más sencillo y antiguo para la construcción, de fácil aplicación, está disponible en una amplia gama de colores minerales y texturas, brinda interesantes y múltiples posibilidades del diseño. Es 100% reciclable, accesible y económico. El uso característico de los morteros revestimientos interiores de barro es el revestido de las paredes interiores en sustitución del yeso.



Contribución a la identidad, confianza social y privada

El tema de los espacios públicos urbanos es una contribución para construir la identidad social, el sentido de pertenencia, y la confianza pública y privada, no el abuso de los mismos, aún menos comerciar con las vías o quizás convertirlas en mercados públicos, fenómeno que está pretendiendo establecerse en varias ciudades del país. Quizás el sentido de pertenencia, confianza y seguridad pública, convivencia urbana, son los elementos que sobresalen a primera vista, porque son los que más se aferran a la forma como vivimos los bolivianos y no a cómo somos.

La Paz, como en ninguna otra capital en Sudamérica, dispone de infraestructura en las ciudades como para sentirse cerca y unidos en un territorio, aunque con algunas dificultades todavía en las carreteras, hay que reconocerlo. Los bolivianos, pues en los últimos 50 años hemos ido mejorando desde las construcciones de nuestras casas hasta las carreteras, plazas, avenidas, calles y espacios públicos de recreación, concentración, aunque aún nos faltan teatros gigantes para darles un lugar al folklore nacional, que es copiado por chilenos y peruanos, pero las autoridades no toman en serio el tema cultural.

No obstante, esta situación, los bolivianos vivimos con perplejidad al sentirnos tan cerca, pero sintiéndonos extraños entre sí, pues este entorno de una mejor y mayor convivencia social está vinculada estrechamente a la demanda de apropiación ciudadana y colectiva del espacio público. Se puede advertir en sectores con bajos niveles de confianza y que llegado el momento de desvaloriza los espacios públicos y que efectivamente se vive con una alta percepción de inseguridad en una ciudad, pero esto fue cambiando desde los años ´70, cuando se construyen espacios y escenarios deportivos amplios para su tiempo VII Juegos Deportivos Bolivarianos.

Contrariamente entre las aspiraciones de los bolivianos está la necesidad de robustecer aquello que es común. Estamos ante un desafío entre urbano y cultural, de adaptación como en el caso del excelente servicio municipal del Pumakatari o el Teleférico que de repente irrumpieron nuestras vidas y aún estamos ajustando estas presupuestas. Ambos espacios públicos son construidos con dinero de los bolivianos, no en particular del bolsillo de algún político, como pretenden que creamos. Estos elementos son claves para cohesionar la necesidad de construir un nosotros.

“Una alta calidad de uso y de apropiación de los espacios públicos contribuye al fortalecimiento del sentido de pertenencia, sociabilidad y confianza colectiva en un barrio, zona o ciudad; y que, por tanto, el espacio público puede ser un actor en los procesos de integración social y de formación de identidad en el seno de la sociedad urbana. De esto sospechan las políticas públicas”.

TIPOS DE ESPACIOS PÚBLICOS

En La Paz, la iglesia católica de San Francisco es el ícono de la ciudad, por historia, funcionalidad de su atrio, además constituirse en un espacio público de esparcimiento social y familiar a escala urbana, pues su estructura no descansa, pues permite la realización de actividades recreativas, culturales y de puestos de venta que afean el lugar, pero eso no les interesa a los comerciantes. Este es un caso en que la centralidad de la localización, el diseño y la multifuncionalidad de un espacio público potencian la construcción social, aunque sus cordones peatonales quedaron reducidos para los paceños que abarrotan a ciertas horas el sector.

La naturaleza del espacio, crea lo público donde antes existía un vacío, ahora genera un público-moral por medio de la modificación física del espacio. Se sitúa en un lugar privilegiado por su localización, pero aún en el desorden, pero con un dominio de algunos “artistas circences” que tienen establecido su negocio y claro los espacios son “loteados” por vendedores, comerciantes, circenses y no les interesa si perjudican al resto de la ciudad, el objetivo es conseguir dinero, no importa vulnerar las normas municipales y se establecen en pleno Prado de la ciudad que es la columna vertebral de La Paz.

PLAZAS

En Santa Cruz, dolió en el alma, que en su Aniversario de este 2018, 24 de septiembre el gobierno mediante la policía ordenó no dejar ingresar a la Plaza central –se imagina, el ícono de los cruceños desde su fundación- pues echaron un grito al cielo y fue definitivamente un exceso y abuso del gobierno.

Bien sabemos que su historia y conquistas las discutieron y lograron muchos objetivos en la plaza cruceña. En Cochabamba lo propio, es la plaza, pero hay que añadir su Prado que toma vigencia por las noches espacialmente donde los ciudadanos, toman dominio del espacio público, al igual que en Sucre en su hermosa plaza, el punto de disfrute de lo público y colectivo, al margen de las iglesias. Oruro tiene lo suyo, Tarija en su plaza central al igual que Cobija-Pando, Trinidad-Beni.

LA FUENTE, ATRIOS

La Fuente de La Paz, se ha convertido en el centro de reunión de los estudiantes y del resto de jóvenes, pues es un lugar que puede girar a los 360 grados y el ubicar en esta panorámica a alguna persona es muy fácil, porque no escapa a tu vista y te sientes seguro, pues las opciones de encontrar a alguien más, siempre existe. Punto de encuentro que prefieren los jóvenes o las parejas también. La concentración en un espacio público tradicional que ocupan sin haber sido creado con tal finalidad.




miércoles, 7 de noviembre de 2018

Atrio de la EMI un espacio de encuentro ciudadano

Según la proyectista del diseño final, arquitecta Úrsula Bustillos, fue priorizar el espacio a las personas: estudiantes, docentes, ciudadano, que permita la reunión casual o prevista en la avenida principal de Irpavi.

“Antes de transformar un espacio, un estudio de apreciación a diferentes escalas con el contexto es un paso importante. Enfatizamos la escala humana, una perspectiva que muchas veces queda olvidada al momento de realizar grandes edificaciones”, sostiene.

¿Cuál es el elemento principal de una Universidad? Esta interrogante es lo que motivo al equipo de trabajo a realizar un espacio que sea agradable para los alumnos, elemento vida, de una Institución Académica, sin alumnos no habría Universidad, entonces el Ingreso principal está dedicado para los estudiantes, es así que la arquitectura proyectada y construida a escala humana será aquélla que tome al hombre como patrón, concepto que arriba a que la Escuela Militar de Ingeniería Unidad Académica La Paz tenga su emblemático atrio de ingreso peatonal y no así vehicular como solía ser.

Arquitectónicamente el elemento generador de este imponente Atrio de la Escuela Militar de Ingeniería está delimitado por un volumen semi-circular que va articulándose desde un núcleo introvertido generado por la sección aurea que nace del centro del patio de honor en la parte trasera del bloque principal.

La segunda línea que sigue a este elemento arquitectónico perimetral arqueado, es un hilera de mástiles predominantes al volumen principal de carácter volumétrico.

A que nos referiremos con predominantes ante el bloque volumétrico que en este caso tiene la forma de castillo , asemejándose a al logotipo de la institución, el bloque académico en sí tiene la rigurosidad de su forma, el color plomo predomínate, con el azul refractario en los ventanales, resultado arquitectónico que muchas veces se lo ha visto muy agresivo a la escala humana que mencionábamos anteriormente, razón por la cual, muchos profesionales han realizado propuestas de remodelación con propuestas de cambio de color, luminotecnia, propuestas de membranas para generar un elemento más armónico, realizar este trabajo de fachada costaría a la Institución un monto considerable que nos llevaría a la pregunta, que es lo primordial la forma o la función, por lo cual realizar un trabajo de ¨maquillaje de la fachada¨ en este momento no era lo más adecuado , por lo cual el diseño arquitectónico del imponente ingreso peatonal ayuda a armonizar esta problemática con 13 imponentes mástiles, elemento intermedio entre el portal de ingreso y el bloque académico.

Generar esta capa intermedia aporta visualmente a contrarrestar la rigidez del bloque principal, aportando color y movimiento con las emblemáticas banderas flameando al viento de los 9 departamentos de Bolivia, banderas nacionales y la bandera Institucional de la Escuela Militar de Ingeniería, este detalle nos evoca que la Escuela Militar de Ingeniería forma a profesionales de todos los departamentos de Bolivia y también nos llama al patriotismo nacional.

El aporte de un atrio a la Escuela Militar de Ingeniería es un espacio que también tiene su connotación de aporte urbanístico es por este motivo que en el centro de este gran espacio se levanta un gran monumento del Mcal Antonio José de Sucre, que en honor a su trayectoria patriótica, de profesión Ingeniero y creyente en que la educación es más valiosa que el dinero, la Escuela Militar de Ingeniería lleva en alto su nombre.

MONUMENTO HECHO EN COPACABANA

Esta obra escultórica de gran valor artístico es el trabajo del Artista multifacético (Escultor, Pintor, Tec. Restaurador). Justo S. Chambi Alarcón, quien tiene su taller en Copacabana, desde ahí viene este importante monumento que fusiona el espacio privado de la universidad con el espacio público de la ciudad, convirtiéndose no solo en un monumento de la Escuela Militar de Ingeniería sino un aporte para la ciudad de La Paz, que marca un momento histórico de que la zona sur tenga la presencia del honrado Mcal. Antonio José de Sucre ejemplo de lealtad y patriotismo a nuestro país y a la educación, revalorizando de esta manera el valor de monumento en una ciudad.

Dentro de toda esta importante revalorización del ingreso peatonal a la Escuela Militar de Ingeniería también se ha realizado el aporte de mejoramiento de la garita de ingreso principal, sistematización del ingreso de estudiantes e ingreso de visitantes, la implementación de un espacio para los oficiales de guardia, también un elemento curioso dentro del diseño es que la pérgola del ingreso principal refleja en el suelo las siglas de la institución EMI, generando al peatón recordar la importancia del sol en nuestras vidas así como también el aporte paisajístico mismo que fue cuidadosamente seleccionado por el equipo de arquitectos paisajistas y biólogos, dando así un toque importante de aporte ecológico y verde para armonizar la rigidez de los materiales, especies como el Abe, para el aporte de la polinización, en tonos blancos intercalados con anís para aromatizar el espacio, el verde del césped, enredaderas de jazmín en las bancas de parada de transporte público y colgantes en las verjas, elemento horizontal en todo el frontis intercaladamente con letreros publicitarios de las diferentes carreras y actividades de la universidad son el aporte paisajístico.




jueves, 30 de agosto de 2018

Una combinación perfecta ingeniería y arquitectura

Unas de las obras de ingeniería arquitectura es sin duda La Ópera de Sídney. Si alguno de los más famosos iconos de la ingeniería-arquitectura del siglo XX se distingue por lo accidentado de su construcción ese es la Casa de la Ópera de Sídney, en Nueva Gales del Sur, Australia. Paradigmático ejemplo de proyecto gafado y polémico, acabó con un gobierno entero, con un presupuesto multiplicado por diez y con la carrera truncada de uno de los arquitectos más prometedores del siglo. Jorn Utzon, premio Pritzker en 2003.

LA OBRAS EN 1967

Todo nació en 1952 con la convocatoria de un concurso abierto para la creación de la nueva casa de la ópera. Un comité gubernamental, presidido por el Primer Ministro de Nueva Gales del Sur, eligió la península de Bennelong, en el puerto de Sídney, como emplazamiento de lo que sería un icono de la arquitectura mundial. El único edificio del siglo XX nominado en el concurso de las 7 maravillas del mundo.

Pero los problemas ya empezaron con las bases del concurso público. No se exigía un proyecto consecuente o construible, sino un avance de ideas para su desarrollo. Más de 250 proyectos de 30 países fueron presentados en el más importante concurso internacional de la época. El proyecto ganador fue uno insensato, demasiado expresivo y gestual, según palabras del gran Felix Candela. La libreta y los bocetos de un joven danés sorprendieron al jurado, presidido por el reputado Eero Saarinen. Había nacido una estrella… con polémica. Sólo había construido antes unas cuantas unifamiliares en Dinamarca y había ganado algún que otro concurso de ideas, pero el jurado apostó por él.

La prestigiosa firma de ingeniería Ove Arup, a la cabeza mundial del cálculo de estructuras, estuvo varios meses buscando soluciones y alternativas a la cubierta del proyecto sin llegar a una solución consecuente y económicamente factible. Mientras, el Primer Ministro Cahill, presionaba políticamente para que comenzasen las obras. El 2 de Marzo de 1959 comienzan los trabajos sin la existencia de un proyecto fiable. Segundo gran error.

DETALLE DE LA ESTRUCTURA LIGERA

Las prisas obviaron el correspondiente estudio geotécnico, y el terreno devolvió la fragilidad de una isla a sus cimientos. Se tuvo que pilotar prácticamente toda la plataforma de apoyo retrasando la obra varios meses. En 1961 todavía no se había construido más que la gran escalinata de acceso. Las prisas por empezar la obra antes de tiempo obligaron a demoler luego parte de lo empezado, por no ajustarse al proyecto definitivo. Casi 4 años después, se desconocía la solución a adoptar en cubierta. El Primer Ministro y gran valedor de Utzon, muere por esas fechas. El proyecto se tambalea.

EL ENCOFRADO DE LAS BÓVEDAS

Y para el rescate del proyecto, ni las mejores consultorías, ni los más avanzados arquitectos tras 4 años de estudios logran aportar soluciones viables. Fue el propio Utzon, en un giro tan sencillo como sorprendente, el que dio con la solución para la cubierta. Ni los arcos parabólicos, ni las cáscaras autoportantes propuestas por Arup. Todo se resuelve con piezas de una misma esfera. Al ser una curvatura constante la construcción es mucho más sencilla que el cálculo independiente de 15 formas parabólicas distintas. Todos los segmentos de las cubiertas serían parte de una esfera de 75 metros. Simplificando los cálculos estructurales. El ingeniero jefe de Arup dimite. El proyecto respira.

Para la ejecución de las cubiertas se construyó una fábrica a menos de 100 metros del solar, de donde salieron los 4000 paneles de la azotea y las 2400 costillas portantes. La etapa de construcción se prolongó 4 años hasta finales de 1967, cuando se comenzó a acometer el interior. A Utzon cada vez le interesa menos el ‘vestido’ de su obra.


viernes, 27 de julio de 2018

Haya salvaguarda edificio patrimonial de la EMI

La Escuela Militar de Ingeniería (EMI) recibió el Escudo Azul de la Haya para la salvaguardia de su edificio patrimonial en caso de conflictos bélicos internacionales, y que recientemente fue restaurada en la Avenida Arce y donde actualmente funciona la administración de la universidad.

Luego de haber verificado la restauración e investigación del edificio histórico, la resolucion fue emitida para su reconocimiento. En la oportunidad personeros del Ministerio de Culturas junto a Repsol, fueron los encargados de oficializar el reconocimiento internacional.

El edificio declarado Patrimonio Cultural y Arquitectónico, Urbanístico e histórico, mediante ley 2781, ahora tiene la señalización o insignia de emblema azul de la Haya que fue entregado por el Ministerio de Culturas en convenio con la empresa Repsol.

SEGUNDO

Es el segundo edificio en Bolivia que es nominada con la Insignia Azul, denominada de esta manera para la salvaguardia del bien inmueble patrimonial en el mundo entero. El primero fue el Museo Nacional de Arqueológía, ubicado en plena plaza Murillo de la ciudad de La Paz.

68 AÑOS DE VIDA

Como se conoce la Escuela Militar de Ingeniería esta dedicada a la educación superior en las distintas ramas desde hace 68 años de vida institucional como centro de estudios en La Paz, Santa Cruz, Cochabamba y Riberalta-Beni y actualmente se construye otra en el trópico boliviano. La universidad es reconocida en el sistema nacional como a nivel internacional.

DE LOS AÑOS TREINTA

“Decidimos junto a la plana mayor de la EMI restaurar a la originalidad de la construcción de nuestro edificio, ubicado en la zona de San Jorge y para ellos hemos contratado a profesionales para que hagan justamente la restauración de la fachada de los años ´30 y darle un toque contemporaneo, rescatando la madera, determinando incluso el color original y para llegar a eso hemos sacado más de diez capaz de pintura.

Además hemos ganado en este atrio un descanso para los estudiantes para que sea un punto de encuentro e incluso se toma en cuenta la funcionalidad de rampas para personas con discapacidad”, dijo Rommel Morón Romero, Rector de la Escuela Militar de Ingeniería, ante los invitados.

PUESTA EN VALOR

Agregó que se recuperó varios elementos y se dio una nueva imagen con algunos elementos modernos “la puesta en valor es lo más importante de esta arquitectura patrimonial, que le da un presencia consonante con el barrio con una intervencion respetuosa. Hemos logrado la belleza arquitectónica como un aporte a la ciudad de La Paz y queremos agradecer a las autoridades, Repsol por la entrega de la Placa Emblema Azul de Convención de la Haya, que se entrega a edificios patrimoniales en el mundo. Al recibir cumpliremos con lo que demanda este reconocimiento de salvaguardar el edificio como corresponde, sostuvo.

Finalmente dijo que el edificio esta a disposición de los ciudadanos paceños y que ahora se debe preservar de generación en generación para que quede el legado al futuro.

MINISTERIO DE CULTURAS

Por su lado el viceministro del Ministerio de Culturas y Turismo, Ricardo Coux Aranibar a tiempo de entregar la resolución y el descubrimiento de la Plaza Emblema Azul, refirió “es un acto emblemático, ya que a tiempo de reconocer de lo que representa la EMI con este Insignia Azul de la Haya a este edificio patrimonial, es el segundo en ser reconocido en Bolivia. Es un edificio patrimonial y de uso público para la educación. En la oportunidad fueron invitados generales de la ejército, embajador del Alemania, personal civil, docentes de la Escuela Militar de Ingeniería.


Arquitectura chipaya, un legado fantástico

La arquitectura de Los Chipayas, es un legado impresionante y adaptado a la región, cuya sencillez llama la atención de los expertos, mostrando sus puertas que no son del tamaño de una persona normal, son pequeñas para evitar perder el calor concentrado por el sol en los ambientes internos, tanto en la cocina como en el habitáculo de los dormitorios, que demuestran un dominio de sus habitantes del frío y el calor de la región del altiplano boliviano.

A diferencia de las culturas tiwanacotas, aymaras, quechuas, no utilizan piedra, por el contrario, hacen uso de los grandes bofedales del lugar, siendo la materia prima de sus edificaciones para sus familias.

Siguen un proceso de corte de los tepes de los bofedales en tamaños maniobrables para luego secarlos en fila, no necesitan ningún preparado especial, debido a que los tepes ya tienen hierba y raíces pequeñas que crecen de manera natural. Material que le da consistencia a los “adobes”, luego son apilados y acomodados con barro en la casa circular. La cocina tiene un escape en el cono final para que salga el humo de la leña quemada a diferencia de los dormitorios que son más herméticos y solo la puerta es el respiradero y que son la mitad de una normal actual.

CON ORGULLO

Los habitantes de las comunidades (ayllus) Aransaya, Manasaya, Wistrullani y Ayparavi, tienen la intención de vivir del turismo, que consideran que son una población milenaria y haber superado sequías, misma que afecta actualmente a su agricultura y la estabilidad de sus pobladores.

Los Chipayas viven en la zona del salar de Coipasa, Bolivia, en la desembocadura del río Lauca. Tienen origen Uru, un antiguo grupo cultural caracterizado por vivir de la caza y de la pesca. Los Chipayas se consideran comunidades con alto valor cultural. Las casas típicas son de construcción de una planta circular, aunque en la actualidad se construyen casas de planta rectangular, en el tiempo perdieron el ordenamiento urbano original Chipaya.

Sin embargo, el estilo de construcción en bóveda, mucho tiene que ver con la región ventosa, frígida, pues el circular eliminar el choque de los vientos, provocando que siga su camino, y evitando enfriar la vivienda sea este dormitorio o la cocina, ya que normalmente utilizan dos habitaciones.

Mientras la construcción en bóveda, concentra el sol en el interior de los ambientes, proceso que beneficia en las noches, cuando los adobes revierten el efecto de afuera hacia adentro en el calor. Las juntas de los tepes compactados, es realizado con total hermetismo, no existen huecos y menos fisuras, ya que afectaría al criterio de la edificación. Bajo el argumento de que la paja en el techo permite una mayor concentración del calor en el interior, es sujetado con leños y cuero para evitar el destrozo de los fuertes vientos del sector.

El grupo vive en construcciones tipo bóveda a los que llaman Putucu en idioma puquina. Su construcción es simple y muy efectiva para la región, y efectivamente tienen una forma de cono o circular. Echan mano del material de la región, tierra húmeda y cernida que se forma de manera natural. Las paredes de los Putucus se construyen con tepes –pedazos de tierra cubiertos de hierba– y barro, mientras que ramas de arbustos entrelazadas con tiras de cuero sujetan el techo, una cúpula de paja.

Los Chipayas conservan la forma de su vivienda, sus tradiciones, costumbres y cultura junto a su lengua nativa es el PUQUINA, algunos historiadores le dicen Uru Puquina. Su alimento más importante la quinua o grano de oro sagrado por su alto valor nutritivo y crece en sus alrededores, combinan con pescado.

No son aymaras, sin embargo, aprendieron este idioma para comunicarse con otros pueblos. La Cultura Chipaya, es una de las más antiguas del mundo, data de 2500 años a. de c. Los Chipayas se encuentran en pleno altiplano de Bolivia sobre los 3.500 metros de altura sobre el nivel del mar. Clima frío y seco contrastado con el calor del desierto.




domingo, 1 de julio de 2018

Colegio de Arquitectos “Nuevo Palacio, emblema de imposición”

El nuevo palacio de Gobierno que se construyó en el corazón del casco viejo de la ciudad de La Paz es “emblema de la imposición” que caracteriza al Gobierno actual, según la directiva del Colegio de Arquitectos de La Paz.

“Es una imposición del poder, porque ha impuesto su criterio, no estamos personalizando. Es decir, el poder que quiere hacer una representación a través de este monumento (nuevo Palacio) que salta a la vista, lo que está mostrando es imposición ante la normativa del municipio de La Paz, porque no la acata”, afirmó Augusto Selaez, presidente del Colegio de Arquitectos de La Paz.

Al respecto, en criterio de la arquitecta Ana María Steverlynck Careaga la nueva edificación presidencial que demuestra “un mal gusto que rompe la estética que ni siquiera expresa un estilo arquitectónico”, a diferencia manifiesta la “fuerza del Gobierno central”.

La arquitecta urbanista señala que en este caso no se puede hablar de estilo y estética cuando la edificación rompe el entorno arquitectónico (patrimonio paceño), que plantea otro tipo de estilo.

Por su parte el Secretario General, del Colegio de Arquitectos, Enrique Zapata, afirmó que la construcción el nuevo edificio, aparte de no entrar en armonía con el entorno del Patrimonio del Casco urbano de La Paz, no cumplió las normas que debían ser evaluadas por la Comisión de Patrimonio de La Paz que depende del municipio paceño.

Explicó que la Comisión de Patrimonio es la instancia encargada de corregir aspectos, “pero en este caso los han borrado, ni tomaron en cuenta al Colegio de Arquitectos”, dijo Zapata.

En criterio del Colegio de Arquitectos, la expresión ideológica y política mediante esta simbología, el Movimiento Al Socialismo (MAS), quiere borrar de la historia el colonialismo.

“Dentro de la ideología del MAS, hay que borrar todo el pasado. Están imponiendo, ante una nación que tiene historia, quizás mal llevada, mal contada, mal redactada con algunas cuestiones pero tiene historia. Más bien hay pueblos que han tratado esa historia y la han proyectado de manera positiva al futuro”, afirmó Augusto Selaez.

En este sentido, a modo de ejemplo, refirió el caso de España que contiene en su historia el Patrimonio árabe.

“España es el número uno de turismo; en función de su patrimonio y su historia con la presencia árabe. Ese patrimonio arquitectónico lo han cuidado, han restaurado, han preservado, han rescatado y conservado. Posiblemente hay mucha gente que rechaza, pero igual le genera turismo”, manifestó Augusto Selaez.

martes, 1 de mayo de 2018

Potosí Rescataron arquitectura del Templo de Macha

El proyecto de rescate y restauración arquitectónica del templo de San Pedro de Macha, en el municipio de Colquechaca, en el norte del departamento de Potosí, se encuentra en las correcciones a las observaciones de forma que se hicieron a la obra en el acto de entrega provisional del pasado miércoles 11 de abril.

El responsable del proyecto de la secretaría de Turismo y Cultura del Gobierno Autónomo Departamental de Potosí, Gustavo Torres, mediante una ficha técnica, informó que en función a un balance técnico del proyecto se fueron identificando observaciones de forma, los que deben ser salvados en los tres meses de acuerdo a la norma.

Se hace notar que si bien en el proyecto inicial contemplaban las obras de restauración, se pudo evidenciar la carencia y necesidad de ejecutar nuevas actividades para garantizar la restitución completa del toda la infraestructura del templo.

La ficha técnica o resumen ejecutivo describe al proyecto como la restauración del templo con el rescate de los elementos arquitectónicos coloniales y pre coloniales, entre ellos las esculturas, pinturas y elemento estructurales de la época, como travesaños y vigas de troncos tallados.

En cuanto a la infraestructura contempla la refacción y conservación de algunos revoques interiores y exteriores del templo y la torre principal. También se trabajó en la renovación completa de la cubierta del templo, rescatando la teja colonial como elemento principal.

El inicio de obras fue el 27 de noviembre de 2016, se hizo un contrato modificatorio para adicionar otros ítems y el costo total de la restauración alcanza a 1.560.554,91 bolivianos. La empresa ejecutora es Crearcon, representada por Karina Seone. (El Potosí)