viernes, 22 de mayo de 2015

Juan Carlos Calderón, arquitecto “Mi hobby y mi profesión son una sola cosa”

"Me di cuenta que mi vocación fue la arquitectura desde que tengo uso de razón. Mi hobby y mi profesión son una sola cosa, no mucha gente tiene esa suerte”. Así se define el arquitecto Juan Carlos Calderón, uno de los profesionales más reconocidos en Bolivia.
Su trabajo se puede apreciar en construcciones como el Palacio de Comunicaciones, el hotel Plaza, el museo Kusillo y la Alianza Francesa.
Hoy, después de casi cinco décadas de su retorno al país en 1972, Calderón edita un libro que documenta su trayectoria profesional.
El libro, bautizado como Juan Carlos Calderón, cinco décadas de arquitectura, se presentará hoy, a las 19:30, en el auditorio del Espacio Patiño. Participará Norman Ramírez, docente de Arquitectura de la UMSA.
¿Cómo surgió la idea de realizar un libro sobre su carrera?
Pensé que debería tener una documentación completa de todo lo que he hecho hasta ahora y que sea realmente vista. Con fotos a todo color y en 320 páginas, muestro todo lo que realicé en Bolivia.
No hay mucho texto porque pienso que la documentación debe ser más visual.
¿Qué es lo que usted más destaca de la obra?
Tuve la suerte de tener una diagramadora, Vanessa Arata, quien estuvo conmigo todas las tardes por varios meses para diagramar el libro entre los dos.
La obra tiene una primera parte de textos, muy corta. Después, todos los edificios construidos. Luego, salen dibujos de edificios que no se edificaron. La tercera parte, son esbozos que siempre hago como proyecto o garabato.
La publicación está dedicada al arquitecto norteamericano Frank Lloyd Wright, ¿cuál es el motivo?
El libro está dedicado al gran Frank Lloyd Wright porque es el arquitecto visionario que hace más de 100 años vislumbró que Natura y arquitectura son la misma cosa. Tuve la suerte de conocerlo y compartir nuestro amor por los lápices de colores.
¿Qué fue lo más difícil de estas cinco décadas?
La estrechez de nuestra mentalidad, la burocracia que hace que muchos grandes proyectos se desvirtúen porque hay un burócrata que tiene el poder para decir no. La burocracia institucionaliza el cretinismo.
¿Qué otros proyectos tiene?
Tengo tres proyectos importantes. El que tenía que ser el Banco Boliviano Americano en la esquina de la calle Loayza y Mariscal Santa Cruz y que ahora pertenece al Ministerio de Finanzas. Otro es la Bolsa Boliviana de Valores en la avenida Arce y el nuevo edificio del Espacio Patiño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada